Resilencia

Resilencia, es uno de mis términos favoritos de la logística, y de la vida en general.

La 1ª vez que vi ese término, no sabía lo que significaba, y mucho menos que llevaba años practicándola.

La 1ª vez que  vi ese término, fue por mi infinita curiosidad, la cual me llevo a tropezar con artículos sobre Yossi Sheffi que hablaba del concepto, por aquel entonces, no había oído hablar de Yossi Sheffi en mi vida, ni de ningún libro suyo, ni siquiera un artículo, mucho menos de lo que divulgaba, desde entonces procuro estar al corriente de todo lo que publica.En el 2005  sino me falla la memoria  Yossi Sheffi publica el libro “The Resilient Enterprise”, un gran libro a tener muy en cuenta.

Es curioso porque como mencionaba la  “resilencia” era algo que llevaba años practicando, y recientemente cuando un amigo me hablo de “gestión de egos” me vino el recuerdo de cuando encontré resilencia, resulta que denominamos “gestión de egos” a lo que yo llevo años llamando “tener mano izquierda” y resulta que “resilencia” es la capacidad de superar un trauma, es decir, cada vez que tenemos un contratiempo.. la voluntad, energía, empuje, potencia, afán de…levantarnos y hacernos más fuertes, o por lo menos de dejarlo atrás.

Es curioso porque además la definición de resilencia nos lleva otra vez al término adaptabilidad del que hablo tanto:

  • Resilencia: “la adaptación frente a la adversidad”
  • Darwin: “No es el más fuerte ni el más inteligente el que sobrevive, sino el que mejor se adapta

Absolutamente toda la gente que nos dedicamos o nos hemos dedicado al sector de la logística hemos sido “resilentes” en mayor o menos medida, somos ” solucionadores de marrones innatos”, y el que no tenga esa capacidad, puede ser que desarrolle parte de trayectoria profesional en este mundo, pero me atrevería a decir que por poco tiempo.

Resilencia, es tu plan B, tienes que tener uno, siempre, no puedes ser uno de esos que se dicen “eso a mi nunca me va suceder” porque te sucederá, y tienes que tener una estrategia, un plan B, porque ese suceso que tú crees que jamás sucederá,  va suceder en mayor o menos probabilidad, con mayor o menor impacto, y ese suceso puede darse en operaciones internas o externas a tu organización, desde un empleado que no se incorpora a su lugar de trabajo, hasta el robo de un vehículo en ruta, o aquel comercial que despediste y sacó toda la información la cartera de clientes antes de irse…debes estar preparado, y saber actuar, recuperarte, responder no solo en el momento del suceso,  sino para los impactos (que los habrá) que vienen a continuación y tener un plan B para reparar todo lo sucedido.

Tenemos que ser resilentes cuando:

  • tenemos que hacer llegar una ruta nocturna que quedó tirada y tiene que llegar a su destino a las 09.00 h si o si, no importa si quedó en medio de la nada…no importan las circunstancias, importan las soluciones
  • no te llega ese pedido tan sumamente urgente
  • tu agente aduanero no ha sido capaz de gestionar adecuadamente esa mercancía urgente
  •  por enésima vez una agencia, un colaborador, se queda con el dinero de los reembolsos
  • por milésima vez entregan con 48 horas de retraso en aquel pueblo remoto a pesar de dar instrucciones precisas
  •  el “ego” de algún “mal llamado” delegado daña  una cuenta por mal  atender en tiempo y/o forma a un cliente
  • la documentación que jamás debió perderse, resulta que ha desaparecido
  • aparecen “los lobos vestidos de corderos” , es curioso, porque en estos últimos años que hemos visto tantas empresas caer, y tanto nos gusta hablar de colaboración, estamos esperando que el vecino caiga, y cuando lo hace ahí  están para “consolarte” ( no todos, hay maneras y maneras) cuando su única finalidad es el número de datos que les puedas proporcionar …”la información es poder”, tú tienes que enfrentarte no solo a cerrar por última vez la puerta de la oficina, la nave, coger por última vez el teléfono a ese cliente, decirle “hasta luego” a mensajeros, transportistas, ruteros y compañeros que han formado parte de tu día a día durante años, y aunque tod@s lo veíamos venir, tienes que ser capaz de levantarte y superar el trauma aún cuando tú estás “enamorad@” de tu trabajo

Dicen que los golpes te hacen más fuerte, no es del todo cierto, lo que te hace más fuerte es la capacidad de enfrentarse a tu situación, a la situación de tu organización.

Y cada día con más ilusión y  más ganas…con pasión por la logística.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s